California considera la atención de salud para inmigrantes indocumentados

La suegra de Lilian Serrano tenía muchos problemas estomacales, pero ella siempre culpaba a la comida.

Los médicos en una clínica del área de San Diego sospechaban que Genoveva Angeles podría tener cáncer, pero no podían decirlo con seguridad porque no tenían el equipo para hacer la prueba y los Ángeles, que habían estado ilegalmente en el país durante 20 años, no podían pagar para ver a un especialista y no calificó para la asistencia estatal debido a su estatus migratorio.

En septiembre, Ángeles finalmente supo que tenía cáncer de vesícula biliar. Serrano dijo que estaba en la habitación del hospital cuando Ángeles, a los 60 años, murió aproximadamente dos semanas después.

«No sabemos si ella habría sobrevivido al tratamiento, pero ni siquiera pudo acceder a él», dijo Serrano, presidenta del Consorcio de Derechos de los Inmigrantes de San Diego.

«Ella nunca tuvo la oportunidad de combatir el cáncer».

Historias como esa han llevado a los legisladores de California a considerar propuestas que harían al estado el primero en la nación en ofrecer atención médica financiada por el gobierno a inmigrantes adultos que viven en el país ilegalmente. Pero la decisión sobre a quién cubrir puede bajar a un costo.

El gobernador demócrata Gavin Newsom quiere gastar alrededor de $ 98 millones al año para cubrir a los inmigrantes de bajos ingresos entre las edades de 19 y 25 años que viven ilegalmente en el país.

La Asamblea estatal tiene un proyecto de ley que cubriría a todos los inmigrantes en California que viven en el país ilegalmente mayores de 19 años. Pero Newsom se ha negado a ese plan debido a su precio estimado de $ 3.4 mil millones.

«Hay 3.4 mil millones de razones por las que es un desafío», dijo.

El Senado estatal desea cubrir a los adultos de 19 a 25 años de edad, además de los adultos mayores de 65 años o más. La patrocinadora del proyecto de ley, la senadora Maria Elana Durazo, se burló de las preocupaciones relacionadas con los costos y señaló que el estado tiene un superávit presupuestario proyectado de $ 21.5 mil millones.

«Cuando tenemos, sabes, un buen presupuesto, ¿cuál es la razón para no abordarlo?» ella dijo.

El Senado y la Asamblea finalizarán sus propuestas presupuestarias esta semana antes de comenzar las negociaciones con el gobernador. La ley estatal dice que se debe aprobar un presupuesto antes del 15 de junio o el legislador perderá su salario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *