ENCUENTRO POETICO EN SILVER SPRING

Lunes 28 de Enero, 7pm. Llego a Port-au-Prince restaurant en Silver Spring, Maryland acompañado de mi amigo, el poeta y escritor Fernando Gudiel. Bajamos del auto y nos encontramos con Edgar, voz y primera guitarra de la banda Los Sádicos, y con César Castrillón, más conocido como Papi Saicos, ex cantante y bajista de la legendaria banda peruana proto punk de los 60’s, Saicos. Nos saludamos e ingresamos juntos al restaurante donde se llevará a cabo la lectura de uno de los más destacados poetas peruanos contemporáneos, Roger Santiváñez, quien ya está sentado en una de las mesas al lado izquierdo del local. Alberto Clary, viejo amigo de Santiváñez desde las épocas de la movida del rock subterráneo en los años 80’s nos saluda con un fuerte abrazo y hacemos los mismo con Roger, que luce calmado antes de dar inicio al recital en donde él es protagonista. Gudiel y yo ocupamos una mesa con vista privilegiada frente al escenario. A nuestra derecha, la poeta y cuentista argentina Marina Carvalho y su esposo nos saludan efusivamente, Marina nos cuenta que está dándole los últimos toques a Secuelas, su nuevo libro de cuentos espeluznantes en donde quien escribe tuvo el honor de hacerse cargo del prólogo del mismo. A su lado, Alexis Soto, poeta cubano radicado en Ellicott City, autor del poemario Oscuro Impostergable, sentado junto a su inseparable esposa, comparte una copa de vino con nosotros. Antes de dar inicio al recital tengo una premonición: Los pocos ejemplares que Roger trajo consigo se agotarán rápido. Me apresuro a adquirir un ejemplar de Ofertorio, autografiado por el poeta, mientras Fernando me dice que esperará para adquirirlo al finalizar en recital. Craso error.
Indran Amirthanayagam, famoso diplomático y poeta Cingalés, da inicio al recital dando una completa introducción de la vida y obra del homenajeado. Posteriormente, Roger Santiváñez procede a recitar un fragmento de El chico que se declaraba con la mirada, de la sección rock de Ofertorio, seguido por Bordado, poema inédito que formará parte de su próximo libro. Luego de los aplausos del público presente, Santiváñez procede a deleitarnos con Muerte de Luzmila, poema de estilo neobarroco en honor a su tía Luzmila, finalizando con Plegaria, poema de amor que nos trae recuerdos de nuestra vieja ciudad de Lima y su neblina gris al amanecer.
Militante del movimiento vanguardista Hora Zero, y posteriormente fundador del Movimiento Kloaka en la convulsionada década de los 80, Roger nos manifiesta que fue creada con el objetivo del consumo diario del arte como una expresión de la vida cotidiana, lo cual a su vez puso los cimientos para el origen del rock subterráneo, con emblemáticas bandas como Del Pueblo, Leuzemia, Narcosis y Eructo Maldonado, entre otras, Santiváñez confiesa que los jóvenes de aquel entonces tenían una posición de rebeldía contestataria contra el sistema, jóvenes que quisieron cambiar la realidad, y la realidad los destrozó con sueños utópicos que no se consiguieron, y el mundo cambió y la vida cambió.
La noche se vio amenizada con canciones y poemas del legendario Papi Saicos, así como de Indram y Alexis Soto, y sazonada con exquisita y picante comida haitiana. Finalizada la velada, Fernando Gudiel se quedó sin su ejemplar de Ofertorio. Te lo dije, Fernando, debiste adquirirlo al inicio de la velada, será para la próxima. Salu2 a To2.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *