Fernand Léger: Nuevos Tiempos, Nuevos Placeres

La Tate Liverpool presenta “Fernand Léger: New Times, New Pleasures”, la primera gran exposición llevada a cabo en el Reino Unido en 30 años sobre el artista moderno Fernand Léger (1881–1955). Del 23 de noviembre de 2018 al 17 de marzo de 2019.

’Fernand Léger: Nuevos Tiempos, Nuevos Placeres’ reúne más de 40 pinturas, incluidas muchas nunca antes vistas en el Reino Unido. Incluyendo pinturas abstractas y figurativas, dibujos, un mural a gran escala, películas, diseño gráfico, libros y textiles, la exposición explora cómo Léger redefinió el valor del arte en la sociedad del siglo XX. Creando obras en una amplia gama de medios, Léger fue también un artista comprometido políticamente, con una creencia inquebrantable en la función social del arte para todos.

Influido por su formación como arquitecto, Léger desarrolló un estilo visual único que capturó poderosamente la intensa energía de la metrópolis parisina de la década de 1910 en la que vivió. En un momento en que la fotografía y las nuevas formas de comunicación visual llegaron a ser predominantes, el estilo artístico de Léger se vio fuertemente influenciado por la publicidad callejera. Como carteles y letreros de neón, sus pinturas fueron declaraciones audaces, gráficas y coloridas sobre el ritmo de la vida moderna. Entre las obras más destacadas de este período de la carrera de Léger se incluyen, “The Disc”, 1918, y “The Tugboat”, 1920, donde los elementos puros de la pintura abstracta (línea, forma, color) se utilizan para encarnar la modernidad industrial. Su interés y admiración por el cine también influyeron en su trabajo, específicamente en su película experimental “Ballet Mécanique”, de 1924, realizada en colaboración con el director Dudley Murphy, el artista Man Ray, y con la música de George Antheil.

Nacido en una modesta familia de agricultores, el artista creía que el arte debía ser disfrutado por todos, no solo por la élite privilegiada de la sociedad. Para Léger, el arte moderno era un medio para elevar la calidad de vida del trabajador. Al ver la belleza de la vida cotidiana, creó pinturas que representan el mundo del trabajo, incluidos trabajadores de la construcción y personas participando en actividades de ocio bajo el cielo azul radiante. Inspirado por el arte clásico y la escultura, dotó a sus obras de un sentido de monumentalidad y dignidad, como se demuestra en “Ocio – Homenaje a Louis David”, 1948–9, y “Estudio para ‘Los constructores: El equipo en reposo”, 1950.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *