Todo lo que debes saber de la presbicia

A medida que cumplimos años, la visión pierde calidad y da lugar a lo que se conoce como presbicia, o también llamada, “vista cansada”.

Si bien es un trastorno muy frecuente, hay varias dudas y mitos en relación con ella. Te invitamos a saber más sobre él.

¿Qué es la presbicia?

Se trata de una condición fisiológica normal que se presenta con el paso de los años. Es un problema relacionado con el cristalino, que actúa como el zoom una cámara que se adapta a las distancias.

Con el tiempo, el cristalino va perdiendo elasticidad y por lo tanto no puede enfocar correctamente. No es una enfermedad sino un defecto visual propio del proceso de envejecimiento.

¿Presbicia es lo mismo que fatiga ocultar?

No, la fatiga ocular ocurre cuando los ojos realizan demasiado esfuerzo, lo que lleva a padecer molestias visuales. En este caso, es un trastorno transitorio y puede ocurrir a cualquier edad. Es similar a lo que ocurre si esforzamos cualquier otro músculo, por caso, los abdominales, lo que llevaría a sentir cansancio y molestias, indicaciones de que se necesita un descanso.

En el caso de la fatiga visual, los síntomas son escozor en los ojos e irritación. Esto lleva también a que se vea borroso y, en ocasiones, puede haber dolores de cabeza, mareos y dolor cervical.

¿Todos vamos a tener presbicia?

Sí, es algo que forma parte del proceso de envejecimiento y no se puede evitar.

Si bien todas las personas la van a padecer, algunas notarán los síntomas más temprano que otras. Aunque, y de manera general, suele aparecer cerca de los 40 años y se van incrementando hasta los 65, cuando la pérdida del enfoque se torna completa.

¿El ordenador y las pantallas influyen de manera negativa?

Si bien hoy en día no existen estudios científicos concluyentes que vinculen directamente la exposición a una pantalla luminosa con este trastorno orgánico propio de la edad, si es posible que al esforzar más la vista su aparición sea precoz.

También es posible que como uno ahora está más dependiente de la visión cercana (precisamente gracias a los móviles y demás pantallas) seamos más conscientes de que la vamos perdiendo.

De todos modos, y como recomendación general, se deben hacer pausas frecuentes durante el uso de este tipo de dispositivos.

¿Es posible corregir este problema?

La mala visión producida por la presbicia se puede solucionar con gafas. También hay lentillas con las que podemos volver a ver de cerca, son las conocidas como lentillas para presbicia.

Además, existen diferentes técnicas quirúrgicas para corregirla, aunque la más habitual es la cirugía de cristalino o cirugía con lente intraocular multifocal. En esta intervención se sustituye el cristalino disfuncional por una lente intraocular multifocal con la graduación adecuada para cada ojo, que permite al paciente tener una óptima visión lejana, intermedia y cercana.

¿Todo el mundo puede someterse a una operación?

En general, serán candidatos todas las personas que padezcan este déficit visual con o sin opacidad cristalina -es decir que hayan desarrollado o no cataratas-, y sin otras enfermedades significativas en la córnea, la retina o el nervio óptico y que deseen recuperar su vista y prescindir del uso de gafas.

Esta cirugía debe realizarse después de una cuidadosa evaluación para confirmar que el paciente es candidato a la operación. La operación es sencilla, se realiza de manera ambulatoria (sin hospitalización), se suele usar una anestesia tópica (gotas) y el tiempo de recuperación del paciente es habitualmente corto.

Ante cualquier duda, recomendamos consultar con tu médico de confianza o especialista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *