Conozca la historia de la falda Midi

Uno de los iconos de la moda es la falda midi y hoy por hoy resurge y vuelve a marcar tendencia. Fue en 1920 cuando este tipo de faldas se convirtieron en tendencia total gracias a la búsqueda de una renovación en la clásica falda de toda la vida. Conozca a través de esta nota, una breve historia de la evolución de las faldas midi.

Las mujeres estaban hartas de llevar faldones que pesaban una barbaridad y que llegaban hasta los pies. Era el momento perfecto para provocar un cambio y seducir enseñando las piernas. Supuso un cambio total en el modo de entender la falda, pero lo cierto es que, desde entonces, no puede faltar en nuestro armario. Las faldas midi vivieron su momento más álgido en torno a los años 40, en los que ya la mayoría de las mujeres se lanzaron a ponérselas.

Se trata de un tipo de falda que, aunque muchas mujeres consideren que no, resulta favorecedora para todo tipo de cuerpos. Hay que saber cómo combinarlas para sacar el máximo partido. Por eso, si eres bajita, te recomendamos que te pongas esta falda con una blusa por dentro, para provocar altura y que te quede bien. En cambio, si eres alta, es mejor que la combines con una prenda superior más larga y que la dejes por fuera.

Las faldas midi son perfectas para ir a la oficina y más aún en temporada de verano, cuando no tenemos que llevar medias porque la temperatura nos lo permite. Si te pones la falda con un tacón y una blusa, tendrás un look maravilloso para ir a la oficina y deslumbrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *