EN LOS ÁNGELES LOS INMIGRANTES LE GRITABAN A TRUMP: “¡NOS QUEDAMOS!”

“Él nos da la espalda a nosotros, nosotros se la damos a él”: así lo resume Alex Paredes, quien estaba entre una treintena de inmigrantes reunidos el martes 30 de enero en Los Ángeles para ver el discurso de Donald Trump ante el Congreso.

Según cuenta la AFP, había caras largas, serias, algunos negaban con la cabeza mientras el presidente enumeraba los logros de su gobierno en su primer discurso sobre el estado de la Unión. Comenzó a decir Trump “si trabajas duro, si crees en ti mismo, si crees en Estados Unidos, puedes soñar en todo”… y fue allí cuando indignados se levantaron, voltearon sus sillas y comenzaron a dar la espalda a la pantalla ubicada en una sala de la ONG Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes.

A los minutos, comenzaron las consignas – “¡Trump, escucha, estamos en la lucha!”, “¡Familia unida, jamás será vencida!” – antes de parar la transmisión y el discurso.

No llegaron a escuchar la parte en que el presidente habló sobre migración, no esperaban nada alentador. Y no se sorprendieron cuando después leyeron que el presidente dijo que “por décadas, las fronteras abiertas permitieron que drogas y pandillas se derramaran sobre nuestras comunidades más vulnerables”.

“Lo que hace es insultarnos”, dice Rosa B, una joven de 23 años que era beneficiaria del DACA, el programa eliminado por Trump, que permitía trabajar y estudiar a indocumentados traídos de niños por sus padres. Esta “dreamer” o soñadora, como se les llama, tenía cuatro años cuando llegó de México y habla un “espanglish” impecable.

Al apagar el televisor, los inmigrantes decidieron hacer un “estado de NUESTRA unión” con discursos de Manuel Jiménez, un nicaragüense de 20 años que llegó cuando tenía uno; y Helena Hernández, de 52 años y madre de “soñadores”.

“No somos Estados Unidos, somos Estados separados, separados por el odio”, expresó. “El presidente no nos conoce y nos ataca”.

Para votar y aprobar un presupuesto federal anual, la oposición del Partido Demócrata demanda que se concrete una solución para los 690.000 “dreamers”, que quedaron literalmente en un limbo jurídico en septiembre del año pasado cuando Trump anunció que su gobierno no renovaría el programa.

Sin embargo, el gobierno está dispuesto a permitir a un precio elevado: pide 25.000 millones de dólares para construir un muro en la frontera con México, refuerza fuertemente la vigilancia fronteriza, dificulta la reunificación familiar, recorta el cupo de inmigrantes legales y suspende el sorteo de visas.

Además, refuerza los mecanismos de “remoción inmediata” de inmigrantes en situación irregular.

“En realidad crea segregación, es una propuesta llena de odio, asquerosa”, dijo Jiménez. “Su propuesta quiere criminalizar a los padres y poner barreras”, coincidió Hernández, que llegó de México hace 20 años.

CHIRLA presta asistencia legal a los inmigrantes, incluidos a los cientos de miles de “dreamers”, que por una orden judicial pueden volver a aplicar al programa. En las últimas dos semanas, asistieron a unas 263 jóvenes de forma gratuita.

Y comenzaron a entrenar a los asistentes para que busquen y registren futuros electores de cara a las legislativas de noviembre, con la esperanza de acabar con la mayoría republicana en el Congreso y alcanzar una reforma migratoria sin estas condiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *