COLOMBIA AUMENTA EL SALARIO MÍNIMO A $262

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, tras un acuerdo entre los gremios, las centrales obreras y el Gobierno anunció el sábado 30 de diciembre un aumento del 5,9 % en el salario mínimo, lo que para el 2018 quedó en 781.242 pesos (unos 262 dólares).

El aumento del salario mínimo, que además sirve de referencia para el pago de multas y otras sanciones en Colombia, corresponde a 43.525 pesos (unos 14,5 dólares) sobre los 737.717 pesos (unos 247,4 dólares) del salario vigente.

El jefe de Estado también anunció un incremento del 6,1 % en el subsidio de transporte, que pasará de los 83.140 pesos (unos 27,8 dólares) este año a los 88.211 pesos (unos 29,5 dólares) en 2018.

“Va a beneficiar a más de 2,5 millones de trabajadores que devengan o dependen del salario mínimo (…) Esperemos que este incremento que concertamos mejore el consumo de los hogares colombianos porque esto también contribuye a mejorar la economía”, manifestó Santos.

El mandatario estimó haber concertado el acuerdo con los presidentes de la Confederación General de Trabajadores (CGT), Julio Roberto Gómez Esguerra, y de la Confederación Democrática de Pensionados (CDP), John Jairo Díaz.

Santos afirmó“el talante de mi Gobierno siempre ha sido el de buscar acuerdos, nuestro objetivo es encontrar siempre una solución justa y a la vez responsable, sobre todo en este tema del salario mínimo”.

Cabe destacar que en la reunión no participóla Central Unitaria de Trabajadores de Colombia (CUT), el sindicato más grande del país, cuyo presidente, Luis Alejandro Pedraza, dijo a Caracol Radio que rechazan la decisión y la demandarán.

“No fue en una reunión de concertación en la que se hizo el acuerdo, fue con dos centrales sindicales y el Gobierno mismo. Nos parece que eso es muy grave y por lo mismo estamos considerando el tema legal para demandar esa decisión, que es absolutamente desconcertante para nosotros”, manifestó.

El presidente Santos el pasado 19 de diciembre, manifestó la voluntad del Gobierno para que los sindicatos y la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI) lograran un acuerdo sobre el aumento del salario mínimo para que este no fuera establecido por decreto.

Entre los parámetros económicos fijados para la negociación del mínimo está el Índice del Precio al Consumidor (IPC) del 2017 y su proyección para 2018, así como el Producto Interno Bruto (PIB) del presente año y sus perspectivas para el siguiente.

6.- El Salvador uno de los países más violentos del mundo

En el Salvador al menos 3.954 personas fueron asesinadas en 2017 y aun y cuando la situación mejoró con relación al año anterior, la nación centroamericana aún es considerada una de las más violentas del mundo.

En conferencia de prensa el director de la Policía Nacional Civil, Howard Cotto, informó que el año pasado hubo un promedio de 60,8 muertes violentas por cada 100.000 habitantes, lo que equivale a 10,8 por día, y que significa una reducción desde los 5.280 homicidios perpetrados en 2016.

Ricardo Sosa criminólogo y experto en temas de seguridad dijo aTheAssociated Pres que “por segundo año hay una reducción de más de 20 puntos porcentuales y esto es positivo, es un avance”, y recordó que en 2015 El Salvador registró un promedio de 104 muertes violentas por cada 100.00 habitantes.

El avance en el combate a la delincuencia mejoró con el cambio de estrategia de las autoridades de seguridad pública y la implementación de una serie de medidas extraordinarias que afectaron al sistema penitenciario y que permitieron, por ejemplo, aislar en prisión a los cabecillas de las pandillas, a quienes se responsabiliza de la mayoría de los crímenes que se cometen en el país, destacó el experto.

De igual forma resaltó que en 36 de los 262 municipios del país no se registraron homicidios y en 134 hubo menos de uno al día.

Sosa advirtió que el gobierno debe poner mayor atención a los 92 municipios más violentos del país, “revisar los planes y estrategias de seguridad y si es necesario hacer una recomposición de los mismos”.

No obstante, señaló que pese al avance, se mantiene la percepción de inseguridad entre la población. “Todas las encuestas de opinión manifiestan que la inseguridad, el crimen, el delito y las pandillas son el principal problema de los salvadoreños”, agregó.

“Las pandillas siguen molestando, siguen matando, siguen cobrando vacuna (extorsión). Son una plaga que no se termina, los matan y salen más como hormigas”, dijo en entrevista con AP José Bermúdez, un trabajador de una empresa privada. El hombre, de 45 años, reclamó “que las leyes sean más duras, porque los capturan y salen rápido a seguir matando”.

De acuerdo con Cotto el año pasado hubo 536 enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y las pandillas en los que murieron 413 delincuentes y 46 policías, cuyas muertes fueron resueltas en 21 casos con 60 detenidos.

Según información oficial, el año pasado las pandillas también asesinaron a 23 miembros de las fuerzas armadas, tres custodios de cárceles y un alumno de la Academia Nacional de Seguridad Pública, en su mayoría cuando gozaban de licencia.

En El Salvador, las maras o pandillas están integradas por más de 67.000 jóvenes y adultos. Estas pandillas se encuentran regadas en barrios y comunidades populosas y están involucradas en el narcotráfico, la extorsión y el crimen organizado, según las autoridades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *