LA CASA BLANCA ESTÁ DISPUESTA A ELIMINAR CLÁUSULA DE LA REFORMA FISCAL

La Casa Blanca dijo estar dispuesta a eliminar una cláusula sobre la ley de salud en el proyecto de reforma fiscal que está siendo debatido por el Senado, si ese apartado está obstaculizando la aprobación del proyecto.

La cláusula en cuestión derogaría el requerimiento de que todos los estadounidenses tengan seguro médico a riesgo de pagar una multa, no obstante,ha encontrado resistencia en la senadora republicana por Maine, Susan Collins, cuyo voto es indispensable para la Casa Blanca. Collins ha declarado que la reforma de salud es un tema diferente que debe ser debatido aparte.

MickMulvaney, director de presupuesto de la Casa Blanca, manifestó que el gobierno de Donald Trump estudia la posibilidad de eliminar ese artículo, que anularía uno de los pilares de la reforma del sistema de salud aprobada por la anterior administración de Barack Obama.

El presidente Trump había pedido adicionar esa cláusula a la propuesta, por una partepara demostrar que se está progresando en el objetivo de los republicanos de anular la ley de Obama. Numerosas han sido las veces que los republicanos han intentado anular la ley en votaciones en el Congreso, sin lograrlo.

“Yo no creo que a nadie le cabe la menor duda de cuál es la posición de la Casa Blanca en cuanto a la derogación de Obamacare. Totalmente queremos derogarla”, expresó Mulvaney.

Asimismo, dijo “si podemos anular parte de Obamacare como parte de la reforma fiscal y tener una reforma fiscal buena con posibilidades de ser aprobada por el Congreso, eso sería magnífico, pero si se convierte en un obstáculo para lograr la aprobación de la reforma fiscal, aceptaríamos sacar esa cláusula”.

Por su parte el director legislativo Marc Short señaló que la Casa Blanca “está muy complacida con la reforma fiscal” sin la cláusula sobre seguro médico, pero explicó que la Casa Blanca estima el requerimiento de tener seguro médico como un impuesto “y estamos complacidos de que el Senado incluyó el pedido de derogarlo en su versión”.

El punto de controversia es el referido al requerimiento de que todos en Estados Unidos tengan seguro médico o paguen una multa. Suprimir ese requerimiento agregaría en los próximos diez años unos 338.000 millones de dólares en ingresos, fondos que los responsables de redactar la reforma fiscal anhelaban usar para aprobar más recortes de impuestos.

Mientras que los demócratas rechazan la propuesta de reforma fiscal propuesta por los republicanos, puesto que consideran que otorga excesivos beneficios a las corporaciones y a los ricos a expensas de los más pobres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *