EL KOMBU, UN ALGA QUE NO PUEDES DEJAR FUERA DE TU DIETA

El kombu es un tipo de alga marina comestible que proviene de oriente y que nos puede aportar muchos beneficios si la añadimos a nuestra dieta. Es una de las más consumidas en Japón, formando parte de numerosas recetas tradicionales como el dashi o la sopa de miso.

Como cualquier vegetal, el kombu es rico en agua y posee un bajo contenido calórico. Contiene un gran aporte de yodo, potasio y calcio, tiene más hierro que la carne roja, más proteína que los huevos y, además, es rico en fibras de alginato, que ayudan a reducir una digestión pesada en un 75%.

El kombu y otras variedades de algas, como el arame y el wakame, se venden deshidratadas o en polvo. En el primer caso, simplemente hay que meterla en agua templada durante 10-15 minutos y se puede emplear como cualquier otro vegetal. En polvo puede emplearse para enriquecer preparaciones o dar sabor a las mismas ya que las sales de algas son un interesante aderezo para intensificar el sabor.

Su uso más común es en las sopas, aún que también puedes elaborar ensaladas, platos marinados, tortitas o batidos verdes, por ejemplo. Los caldos hechos con kombu son ricos en vitaminas A y B2, magnesio y zinc.

Si vas a cocinar legumbres o guisos, puedes añadir el kombu al agua hirviendo y ayudará a romper las enzimas que causan los gases que producen estos alimentos, serán más digeribles y el tiempo de cocción será menor.

Si mezclas el kombu con el compost con el que plantas en tu jardín, las algas en gránulos aportarán una gran cantidad de nutrientes a la tierra.

Quizá en las tiendas de a pie es un poco difícil encontrarlas, prueba en tu herboristeria habitual y, sino, los encuentras fácilmente en Amazon o en la web de Ecocesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *