EXIGENCIAS PARA DACA PODRÍA COSTAR MILES DE MILLONES DE DÓLARES EN INVERSIONES EXTRANJERAS A EEUU

Las medidas exigidas por el presidente Donald Trump para salvar a los jóvenes inmigrantes protegidos por el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) podrían resultar contraproducentes y, a la larga, causar otro problema de inmigración, dado que quizás afecten las visas de inversionistas cuya contribución ha sido de cientos de millones de dólares al desarrollo del sur de la Florida.

La visa EB-5 —casi siempre en peligro y que escapó de desaparecer el pasado mes cuando el Congreso la extendió hasta diciembre, días antes de la fecha en que debía expirar— se podría eliminar en las reformas de inmigración propuestas por Trump.

Las visas EB-5 le permiten a un extranjero que invierta tan poco como $500,000 en una nueva empresa obtener una visa y, si el proyecto se termina, la tarjeta de residente.

Sin embargo, bajo el plan de Trump, las tarjetas de residente se entregarían mediante un sistema de méritos, donde los inmigrantes ganan puntos por varias cosas: juventud, habilidad para hablar inglés, tener un título universitario, ganar el premio Nobel o una medalla olímpica.

Las inversiones en Estados Unidos (a un nivel de $1.3 millón) es uno de los aspectos por los que se otorgan puntos, pero incluso con una inversión máxima se podrían ganar menos de la mitad de los puntos necesarios para obtener una tarjeta de residente.

La Casa Blanca presentó el sistema de méritos como parte de amplias y exigentes reformas de inmigración que, según dijo, hacen falta para salvar el programa DACA, que Trump abolió en diciembre. Los jóvenes inmigrantes protegidos por el DACA serán elegibles para ser deportados a partir de marzo si el Congreso y el presidente no logran llegar a un acuerdo sobre una reforma de inmigración.

Si la propuesta de Trump se convierte en ley sin grandes cambios —una incierta proposición en el mejor de los casos, dijeron observadores del Congreso— ello significaría el fin de la EB-5, que según estiman expertos del sector ha canalizado más de $18,00 millones de capital extranjero a negocios norteamericanos en la última década, incluyendo cientos de millones de dólares en la Florida.

Sin embargo, muchos defensores de las visas EB-5 creen que éstas sobrevivirán. Los escándalos financieros y la habitual antipatía del Congreso hacia la inmigración han puesto en riesgo al programa en los últimos cinco o seis años —por lo menos 10 veces ha sido rescatado a última hora por una extensión temporal de seis meses o menos— y, de cualquier modo, el EB-5 ha podido escapar, más o menos intacto, en cada ocasión.

“De ningún modo vamos a conseguir este año una ley para financiar de forma permanente el EB-5”, dijo Gerardo Menchaca, abogado de Texas que ha trabajado en varios proyectos EB-5 en el sur de la Florida. “Pero creo que tendrán problema para aprobar una ambiciosa ley de inmigración, y en diciembre, las EB-5 recibirán otra pequeña extensión de la forma en que ocurre siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *