EL GOBIERNO DE TRUMP REDUCIRÁ PERMISOS DE TRABAJO A EXTRANJEROS

El gobierno federal revisa la actual política que permite conceder permisos de trabajo a ciudadanos extranjeros, ya sea que ingresaron legalmente al país o permanecen indocumentados. El objetivo del plan es reducir el número de autorizaciones de empleo, que en el año fiscal 2017 bordea los 2 millones.

De acuerdo a Univisión. La estrategia fue diseñada para dar cumplimiento a la orden ejecutiva del presidente Donald Trump firmada el 18 de abril, y que se denomina “Compre productos estadounidenses y contrate estadounidenses: colocando a los trabajadores estadounidenses primero”.

La Oficina de Ciudadanía y servicios de Inmigración (USCIS) publicó en su página digital una serie de “datos adicionales” sobre el programa de visas basadas en empleo con el objetivo, dijo, de apoyar la orden ejecutiva del 18 de abril.

El listado incluye los permisos de trabajo otorgados a beneficiarios de visas tipo L-1A y L-1B, H-1B, y H-2B. También a inmigrantes indocumentados beneficiarios de programas de residencia temporal, entre ellos amparados por un TPS (Estatus de Protección Temporal), asilo y la Acción Ejecutiva del 2012 (DACA) para los dreamers.

Quiénes las usan. Las visas tipo L se usa para transferencia internacional de ejecutivos o empleados con conocimiento extraordinario de compañías extranjeras con presencia en Estados Unidos y en el exterior.

Las visas tipo H-1B, en cambio, sirven para la contratación de profesionales extranjeros. Y las H-2B las emplean principalmente trabajadores del área de servicios tales como hoteles o empleados domésticos.

De las visas para extranjeros sin un estatus legal de permanencia, destacan los permisos de trabajo asignados a asilados y refugiados, amparados por un Programa de Protección Temporal –TPS-), asilados/refugiados y DACA.

Qué dice el gobierno

El gobierno sostiene que, debido a la existencia de una política migratoria relajada, en el 2017 concedieron demasiadas autorizaciones de empleo, permitiendo que miles de extranjeros permanezcan legalmente en Estados Unidos, y con un permiso que afecta el mercado laboral.

Los datos publicados por la USCIS revelan que la agencia otorgó un promedio mensual de 160,000 permisos de trabajo en los primeros 10 meses del año fiscal del 2017 (octubre de 2016 a julio de 2017), cifra que representa una tasa cercana a los 2 millones para todo el año.

A su vez, casi el 90% de los permisos fueron otorgados por los funcionarios federales en uso de su discrecionalidad, es decir, el agente que estuvo a cargo de la revisión de la solicitud aprobó la solicitud del beneficio migratorio.

La Federación para la Reforma Migratoria Americana (FAIR), dijo que la actual política para la entrega de autorizaciones de empleo ha creado incentivos para que vengan al país trabajadores que acepten salarios más bajos, y que su único objetivo es conseguir una tarjeta de residencia legal permanente.

Otro programa en la mirilla del gobierno es el OPT STEM, vigente desde 1947, y que otorga a ciertos estudiantes graduados en Estados Unidos un permiso de empleo por tres años. El sistema fue ampliado en 2008 durante el gobierno de George W. Bush.

La nueva política de autorizaciones trabajo se viene gestando desde el 23 de enero, cuando Trump’ recibió el borrador de una orden ejecutiva titulada ‘Protección de empleos para los estadounidenses mediante el fortalecimiento de la integridad de los programas de visas para trabajadores extranjeros’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *